martes, abril 15, 2008

lo primero, un barreño

y después una monja que nos dejó con ganas de pato en un ejercicio de paternidad responsable y cuidadosa, quizás un poco afeada por la de Jess Franco que vino después. Si, otra.






y unos buenos cebollones

2 comentarios:

generaltaqueso dijo...

hay que adornar ese nuevo patio con algo de verdor

Don Manolo dijo...

pero buenooooo, si no visteís ni una pierna de la peli del tio Jesss, que poca vargoña y luego a criticarrrrr, venga yaaaaa.
para la proxima llevo una de los gremblins