lunes, noviembre 24, 2008

dos para mar de nadie


no pudo ser. nos cruzamos con la preadolescencia más divertida, que nos cambió los fortachones del polideportivo por un aventurero paseo a los confines de la villa, aunque no lo suficientemente cansado para que vayamos cumpliendo nuestros compromisos con Vallecillo, y ya estuvimos trasteando con el timple de Benito Cabrera para la cortinilla de Mar de Canarias y con la guitarrina del Pitti para la cortinilla de Yo Soy. Seguiremos esta tarde, lo justo para no cansar las orejas, que hoy se estrena raka raka. Y después, un poco de sangre improvisada por Skype.

1 comentario:

malahostia dijo...

si por que al tercero no se lo comen ni los cochinillos Irlandeses